Ya sabemos un montón de características que hay que tener en cuenta a la hora de

elegir el ramo de novia, como puede ser el vestido, el peinado, los gustos de la novia y

por supuesto que se encuentre cómoda con él.

 

Es de especial interés el entorno donde se va ha realizar la boda, no es lo mismo en un

salón clásico o interior, que en un lugar al aire libre.

 

En el caso que sea una finca ubicada en el campo, hay que tener en cuenta la

decoración del lugar; es decir, si está decorada con balas de paja, muebles y enseres

antiguos, encajes, etc.

 

Si es el caso,  como podéis ver en las fotos de la cabecera yo me he decantado, por

ramos preservados que por sus características y condiciones son ideales, formados por

trigo, avena, hortensia …,  y lavanda, es la flor preferida por muchas novias, no solo

por su belleza sino también por su resistencia y el aroma que desprende.

 

La empuñadura en estos ramos toma una relevante importancia, donde es más largo

de lo normal, de esta manera simula el tamaño natural de sus componentes y nos da

mayor espacio para personalizarla con encajes, abalorios ……

 

No nos podemos olvidar de la temperatura que juega un importante papel ya que

puede ser alta o baja, de esta manera con un ramo preservado sabéis que aseguráis

que aguante a la perfección el intenso día que va a tener.

 

Este tipo de ramos desestructurados donde la flor seca y preservada se combina

perfectamente con el entorno, parece una apuesta segura.

 

Si os animáis, contádmelo.

 

Desde Talamanca de Jarama, Floresysuculentas.